Se establecerán nuevos objetivos a medio-largo plazo y nuevas tareas a realizar. Para ello, se busca analizar y aumentar la eficiencia de dos áreas fundamentales de toda compañía:

  • Área estratégica y comercial:
    • Se sugerirá la definición de una imagen corporativa (logotipo, papelería, folletos publicitarios, web, instalaciones, etc.) coherente con los objetivos del proyecto empresarial .
    • Se orientará sobre la estrategia de ventas a seguir y en la definición de tareas esenciales.
    • Se asesorará a la empresa sobre su labor informativa en cuanto a productos y servicios, concretamente:
      • Preparar presentaciones, catálogos, folletos, dossiers informativos, etc. sobre la empresa que ayuden a cerrar ventas.
      • Detectar necesidades y problemas de clientes para ofrecerles soluciones adecuadas.
      • Implementar y mantener un buen servicio postventa.
      • Fomentar la fidelización de los clientes.
      • Recoger y analizar información sobre el mercado en el que opera la empresa (clientes y competidores).
    • Se definirán las acciones comerciales más adecuadas según el tipo de empresa:
      • Visitas comerciales.
      • Marketing directo (mailing, buzoneo, telemarketing, …)
      • Comunicación online (foros especializados, redes sociales, blogs, comercio electrónico, etc.)
      • Publicidad (revistas especializadas, publicidad exterior, publicidad online/offline)
      • Relaciones públicas (jornadas de presentación con clientes potenciales, participación de congresos, ferias y/o exposiciones)
      • Relaciones con medios (notas de prensa, entrevistas con periodistas, dossier corporativo para medios de comunicación, etc.).
    • Se orientará con las estrategias de negociación a seguir frente a clientes, proveedores, bancos, competidores, etc.
  • Área económico-financiera:
    • Apoyo en elaboración de presupuestos, con una periodicidad acorde a las necesidades de la empresa.
    • Una vez decidido, realizado y consensuado el presupuesto, se realizará el correspondiente “control presupuestario”, controlando las cifras de venta, de producción, de compra, de mano de obra directa, de gastos de estructura, etc.
    • Análisis de los costes de la empresa y su aporte a resultados.
    • Diseño de la estrategia de financiación (mediante recursos públicos y/o privados).